sábado, 23 de junio de 2012

Amanecer desde un reloj de arena




No son horas
las que ahora despuntan
al alba
o asaltan
el reloj en mi muñeca
tan cercano al pulso
que se odian.
No son horas
las que prenden mi garganta
pero no pueden
silenciar mi lengua
ni atar mis manos.
Las horas del amanecer,
cuando la noche
fue un animal insomne.

El mundo espera.

Yo soy un hombre sin importancia,
menguado,
encerrado 
dentro de una vítrea campana.
.
El mundo es un desierto
con tormentas de arena
en la bóveda celeste
y sobre mí se deshacen,
poco a poco,
sus dunas,
volutas de tiempo
como de oro viejo,
gota a gota,
sobre mi cabeza.

Sí, he despertado
pero, esta mañana,
el mundo, al alba,
es un reloj de arena
que nos entierra en vida.

10 comentarios:

  1. "Sí, he despertado
    pero, esta mañana,
    el mundo, al alba,
    es un reloj de arena
    que nos entierra en vida"
    Una forma inmejorable de explicar el paso de la vida. Como siempre, un poema excelente.

    ResponderEliminar
  2. Señor Cahiers, mil gracias por pasar a leer. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Cahiers, Marcos, pero discrepo contigo en un detalle: ¿tú un hombre sin importancia? Besos.

    ResponderEliminar
  4. Un hombre sin importancia no escribe algo tan bonito como este poema. Las horas no son horas en algunos momentos de nuestra vida.

    Un beso, Marcos.

    ResponderEliminar
  5. Hay que olvidarse de los relojes, Marcos. Total... (Bueno, yo me olvido de casi todo, pero eso no viene a cuento).

    ResponderEliminar
  6. Me ha dado cierta angustia tu poema. Mezclada con claustrofobia, claro. Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Claro, Clementine! Bueno, pero es sólo un verso qure, además, ha sido modificado. El original no era así pero he tenido que suprimir unas rima involuntaria. Besos y gracias por pasar.

    Las horas no son horas cuando consiguen detener el tiempo, Myra. Gracias. Un beso!

    Mil gracias Ana! Besos

    Tienes razón Roberto. Total... Un abrazo amigo

    Era lo deseado Licantropunk. Lo cierto es que el paso del tiempo angustia por sí sólo. Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Lo he dicho en algunas ocasiones... no entiendo de poesía (en realidad no entiendo de casi nada), solo sé lo que me gusta y me comunica algo y lo que me deja indiferente. Tu poema no me deja indiferente, me gusta la manera en que tus versos hablan del tiempo y de alguien que ¿sufre?... me parece que sí.

    Besos!!

    Pdt: no hay alguna canción de Sinatra adecuada para este poema??

    ResponderEliminar
  9. Sinatra es todos los poemas que sufren, Laura. Así que hay cientos de canciones apropiadas. Entender o no de poesía creo que es sencillamente lo que has dicho: que te guste o no, que no te deje indiferente. Gracias por tu amable lectura y tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar