domingo, 3 de junio de 2018

Libre madrugada liebre


Alrededores de la catedral de Jaca, de noche. Fotografía de José Antonio Abad que se puede encontrar aquí

Libre madrugada liebre


La libre madrugada liebre
será pasajera que libe
la nieve apagada fiebre,
encendida de fantasía,
abnegada.


En la liebre madrugada libre
y saltarina,
a través del cristal hierve
mi silueta,
en el interior del pequeño bar,
mi veleta abatida.


No deseo refugio de hogar,
no quiero volver a soñar
con la muerte.
Pues la libre madrugada
es una liebre que se escapa
para interpretar los sueños
en la negra lágrima que se descuelga,
pendular,
enigmática,
tatuada.
El llanto no consuma en tu pupila,
la nieve se oscurece de repente,
el deseo es mi animal yacente,
latente en el pliegue de mis sábanas.


La madrugada en llamas
es
la liebre que se apaga.




La canción que añado después del poema es "I've been to town" de Frank Sinatra. Sobre ella escribo esto y traduzco su letra a continuación:

La ciudad como ecosistema. 

Sin duda, una de las canciones más urbanas de Frank Sinatra es "I've been to town" del introspectivo LP "A man alone". La música es obra de Eddy Arnold pero la letra, que es lo que más interesa, es obra del poeta Rod McKuen. Esta es su traducción: 

"I've been to town" ("He estado en la ciudad") 

"He estado en la ciudad 
Caminé las autopistas y también los puertos. 
He hecho cosas que nunca pensé hacer. 
Ahora mientras estoy aquí sentado, mirándote, 
preguntas por qué es que frunzo el ceño. 
Creo que es porque he visitado la ciudad. 

 He estado en la ciudad, más allá de los bulevares 
y abajo, en la playa. 
He aprendido cosas que solo el tiempo puede enseñar, 
por ejemplo: el amor es algo más que un discurso. 
Es intentar conseguir un suelo común. 
Lo sé porque he estado en la ciudad. 

 No me cuentes ya más mentiras, no puedo desperdiciar ya más años. 
He visto mi reflejo en tus ojos disolviéndose en lágrimas de decepción. 
He estado en la ciudad. 
Tú me preguntas si conozco la vía láctea. 
Sí, la conozco y además te diré que no es una vía blanca y láctea sino sucia y gris. 
Especialmente cuando todo tu mundo se derrumba. 
Lo sé porque he estado en la ciudad."

9 comentarios:

  1. la poesía no es lo mío pero reconozco que es muy completa la entrada, hace tiempo que no pasaba... saludos master...

    ResponderEliminar
  2. Buenos recuerdos me trae esa foto nocturna de Jaca con su empedrado. La liebre es un animal curioso, creo que es el único que duerme con un ojo abierto y su apareamiento también es inusual: Tras el habitual cortejo con el macho, las hembras obligan a este a correr detrás de ellas unos cuantos kilómetros. Hay que comprobar el estado de forma física que tiene el pretendiente.
    Una letra más melancólica que de costumbre en los temas de Sinatra, parece de un texto de Raymond Carver, buscaré piezas de ese autor, McKuen.
    Abrazos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las liebres no dejan impasibles ni siquiera a los jacetanos... En cuanto al repertorio de Sinatra, creo que cuenta con un buen puñado de canciones melancólicas y urbanas como esta que publico hoy. En cuanto a McKuen, lo mejor que le ocurrió en la vida probablemente fue que se le cruzara en el camino Frank Sinatra. Juntos crearon el LP "A man alone" cuya edición original venía con un poema de McKuen dedicado especialmente a Sinatra. Abrazos amigo Miquel. Espero que nos veamos pronto.

      Eliminar
  3. La madrugada hecha poesía, muy buena, y bien lo describe Miquel.
    No conocía esa letra en la canción de Sinatra, es llamativa también, de parias.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Frodo. Es una de mis preferidas de Sinatra precisamente por la letra, por el ambiente urbano y definitivamente por el arreglo musical de Don Costa. Todo esto acompañando la impecable voz de Sinatra, es un regalo. Gracias por pasar.

      Eliminar
  4. Bellísimo juego de palabras. Reconozco que es algo que hay que saber hacer. No conocía tampoco esta canción de Frank Sinatra. La añado a mi lista de reproducción.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gran poema Marcos, me ha recordado mis tiempos noctámbulos, que se fueron corriendo, como esa liebre: me quedé en reconfortante tortuga.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Oh la madrugada liebre, siempre tan libre, me ha dejado escapar de mi propio sueño que hoy se encuentra con el sueño de Sinatra. Maravillosas letras de esa canciòn, con lo que me gusta lo urbano.

    Saludos.

    ResponderEliminar