martes, 28 de octubre de 2014

The lamplighter's serenade



Farolas (The lamplighter’s serenade)

Entre la niebla apareces
y te presentas como una mujer misteriosa,
vestida de seda, callejones y perfume.
Y la primera prenda que quisiera arrancarte,
maldita ciudad sagrada,
es la totalidad de tus farolas.
Despojarte de ellas y dejarte desnuda,
en la oscuridad.
Talar el tupido bosque
de señales siempre ardientes
iluminando un camino,
que es erróneo por tu piel,
ofreciendo sus fríos brazos
que acogen al solitario, al insomne,
al asesino;
yo quisiera, mi amada ciudad cruel
talar tus falsos brazos de amanecer.

Creando efectos de luz
entre las ramas de los árboles,
las farolas dibujan con sombras chinescas
retorcidas funciones de una vida
que suicida cada madrugada,
en una pequeña plaza
de estilo francés.

Son, viejas y modernas candilejas,
el apoyo del borracho
que encuentra su reflejo
en un charco del asfalto,
el soporte del bailarín enamorado
que, bajo la lluvia,
ejecuta un perfecto paso de baile
o la senda marcada y alejada del río
cuando en las ciudades
ya se ha fugado el sol.


Por eso yo os rechazo,
cuentas de rosario hacia el destino.
Porque solo aspiro al nómada eterno,
al tren que descarrila
o al auto que derrapa lejos del fin
y siempre, en la perfecta esfera detenida,
busca el hogar,
sin luz que ilumine el camino.

Hace ya bastante tiempo que escribí este poema y forma parte de la pequeña colección titulada La Ciudad desnuda, publicada en 2013 por Cordelería ilustrada. Se puede descargar el poemario entero  Aquí.

Dejo ahora una canción compuesta por Paul Francis Webster y Hoagy Carmichael titulada Lamplighter's serenade y que aquí está interpretada por la orquesta de Glenn Miller. En parte, esta melodía inspiró el poema, por su ambiente deliberadamente nocturno y su letra decadente.
 

Por cierto, si a alguien le apetece, este jueves hay una cita con la poesía en el Candy Warhol de Zaragoza (C/ Bolonia, 28) a las 21,30 "Altercado poético"

24 comentarios:

  1. Me has recordado a Jaime Gil de Biedma. Sensacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso son palabras mayores, Álex pero agradezco tus palabras. Ya digo que este poema ya tiene un tiempo. Seguramente lo rescribiría. Pero ahí está tal y cómo se lee en "La ciudad desnuda" Abrazos.

      Eliminar
  2. Precioso poema. A ver si me paso por el Candy Warhol...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto. Avísame si vienes para quedar un poco antes, si quieres. Abrazos.

      Eliminar
  3. Son, viejas y modernas candilejas,
    el apoyo del borracho
    que encuentra su reflejo
    en un charco del asfalto,
    el soporte del bailarín enamorado
    que, BAJO la lluvia,
    ejecuta un perfecto paso de baile
    o la senda marcada y alejada del río
    CUANDO en las ciudades
    ya se ha fugado el sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arantza, por destacar este fragmento. Abrazos.

      Eliminar
  4. Muchos éxitos, estimado poeta. Me encantó la poesía.

    ResponderEliminar
  5. Parece que tienes un romance con esa ciudad de rincones oscuros.. a media luz..un bonito poema..tambien decadente como esa pieza musical que es una maravilla, quizás más nostálgica que otra cosa.

    Un abrazo Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Abril. Esa es la idea del poemario "La ciudad desnuda" Tratar a la ciudad como a una amante, como a una mujer fatal... Gracias por tus palabras. Abrazos.

      Eliminar
  6. interesante eso de que la música te inspire un poema... no se si es tan común esa forma ¿no? salu2...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JLO. Gracias por comentar. La verdad, creo que la música ya es poesía y no hablo solo de las letras de las canciones, que también. Es por eso, que es inspiradora. Abrazos.

      Eliminar
  7. Querido Marcos, últimamente llego tarde a dejarte mensajes. Muy tarde. Los dos últimos fueron para tus buenos post sobre dos películas: Léolo (cómo me gusta y me impresiona) y El diablo se viste de azul.

    Ahora veo este poema sobre farolas... y que como siempre no solo nos regalas versos sino que nos dejas muchos más significados. Y esas imágenes de las farolas en el cine y en la fotografía... me hacen pensar: qué cinematográficas son... y qué fotogénicas. Y luego escucho esa canción melancólica, y tengo al alcance de mi mano un libro sobre una ciudad desnuda (o muchas ciudades desnudas) y hasta imagino una cita con la poesía... Pero ¿qué mas se puede pedir?

    Besos
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes. A mí también me ocurre y a tu blog también llegué ayer, encontrando un montón de jugosas novedades que alimentan mi cinefilia., Te agradezco tu visita y tus palabras. En efecto, las farolas y su efecto (je-je) son muy cinematográficas... Fritz Lang las explotó al máximo, por no hablar de "Luces de la ciudad" de Chaplin o de Otto Preminger... En fin, el cine negro, el expresionismo alemán...van unidos con las farolas. Pues eso, sigamos ocn esos libros de ciudades desnudas y con esa película "The naked city" tan recomendable. Besos.

      Eliminar
  8. "ofreciendo sus fríos brazos
    que acogen al solitario, al insomne,
    al asesino;"

    Muy bueno, si señor!!

    Y la canción también :)

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Charly. Me alegra que te gustara. Abrazos!

      Eliminar
  9. A las farolas le pasa lo que al cine, cuando son clásicas son mejores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo comentario, señor Cahiers, me quito el sombrero. Abrazos!

      Eliminar
  10. ¿Fue bien el altercado poético?

    Siempre me fijo en las farolas, me gustan mucho, así que has dado en el clavo de mis intereses. El poema es excelente.

    Y la música acompaña de maravilla.

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Luna Llena. Pues, lamentablemente, tengo que confesar que no pude acudir a Zaragoza, al Altercado poético pues se me fastidió el coche. Vamos, una cosa mucho menos poética. Gracias por tus palabras. Abrazos!

    ResponderEliminar
  12. Vaya, lamento mucho lo de tu coche, tuviste una "pana" como llamamos por aquí a las averías. Me encanta el cartel y el poema es muy bueno, me ha gustado mucho ¿Qué sería del cine negro sin las farolas? Películas como "El tercer hombre" no serían lo mismo, o el expresionismo alemán... ¿Y esa imagen icónica de la prostituta francesa apoyada en una farola?
    Abrazos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Miquel. Incontables son las películas que no serían lo mismo sin la luz de las farolas. "Gaslight", "City lights", "The naked city", "Scarlet Street"...y tantas y tantas. Abrazos, amigo!

      Eliminar
  13. Creo que, para el autor, el poema nunca acaba.

    Abrazote

    ResponderEliminar