lunes, 11 de noviembre de 2013

Sin título

Sangriento atardecer. Imagen de la red, tomada de este autor

Escarbo en el cielo
la tierra inalcanzable.

Me identifico con lo invisible
y me reconozco en las heridas del viento
azotado por las ramas de los árboles.

Navega mi universo.

Búscame en el humo de tabaco
que acompaña a la voz.
En el rastro de piel
que abandonó Rita Hayworth
dentro de un negro guante.
Estoy en el whiskey diluido
que surca la erosión del hielo,
en el carmín que rodea la copa
y me consuelo
con el rojo rumor
de un rutilante anuncio de neón
recién apagado.

(Rumiante amor)

Me congratulo
en la oscura estepa
de un cinema clausurado.
En el sabor a muerte anunciada
que desprende un beso
nimio, volátil, carnal.

Rastrea en el cielo
mis huellas 
de suelo firme.


*La canción es Just friends y el saxo es de Plas Johnson

26 comentarios:

  1. Ay Rita, Rita, Rita... Es uno de mis mitos confesables. Tan guapa y con esa melena roja... tremendísima.
    Estoy a ver si me aficciono al jazz pero no termino de cogerle el punto :p

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Lo que se da, no se quita...Rita, Rita..." Es un mito, sí. Siempre hay un momento para el jazz pero ¡ojo! hay que seleccionar el jazz que a uno le guste. A mí, no me gusta todo. Abrazos Charly.

      Eliminar
  2. Jo, la primera foto es una pasada. En grande se nota más el barco...
    La segunda foto también es una pasada (jaja)
    El tema igual no está mal (como el poema), pero es que estaba escuchando otra música muy distinta y me has "sacado" un poco..
    Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha impresionado esa fotografía, sí David. Perdona por "sacarte" jeje Abrazos.

      Eliminar
  3. Me ha encantado eso de "En el rastro de piel
    que abandonó Rita Hayworth
    dentro de un negro guante". Una de mis películas de cabecera con una Gilda imagen del erotismo en estado puro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que nunca pasa de moda, además. Gracias por pasar Cahiers y dejar tu cinefilia. Abrazos.

      Eliminar
  4. Sugerente poema, Marcos, muy bonito. Me parece tremendamente nostálgico. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Mr. Simpson. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Diluido pero no invisible, en humo, en agua, en rumor. Quizás esas huellas de tierra firme se hallen escarbando en ese cielo que algún día se tocó.
    Temazo el que dejas como acompañamiento. Tu poema no merecería menos.

    Un beso, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa. Hay un punto de surrealismo ahí. Besos.

      Eliminar
  6. Buaaa, menuda maridaje que has orquestado alrededor de tu precioso poema. El tema impresionante. Y Rita una de mis favoritas sin dudarlo.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura. Con Plas Johnson y con Rita, no s epuede fallar jeje. Abrazos

      Eliminar
  7. ¿Ese poema es donde estás, amigo mío, o es donde quieres que te busquemos? Ay, Gilda. Donde nos buscarían a todos, si pudieramos.
    Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O donde quisiera encontrarme, Licantropunk jeje. Creo que nadie iba a renunciar buscar en Gilda. Gracias por pasar. Abrazos.

      Eliminar
  8. Gran poema, a la altura de Rita, que ya es decir...

    ResponderEliminar
  9. Estupendo homenaje. La Rita de la pantalla se lo merece todo. La otra ya... Me gusta que emplees "whiskey". Digo como palabra, no como combustible "poético".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay los anglicismos...En ocasiones, me devoran. Peor me gusta llamarlo así. Lo veo más auténtico. Lo del combustible, bueno... No sé cómo saldrían los poemas. "Poemas sin huella"...serían Abrazos!

      Eliminar
  10. Bueno, pues el poema me lo he leído dos veces, porque éste es de los de leer dos veces, la primera imagen preciosa y Gilda maravillosa, pero es que Rita no se quedaba precisamente atrás, era única. Y la canción con la que envuelves todo...pues que qué buen gusto musical tienes, caramba. Besos, Marcos Callau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Clementine. Gracias por leer dos veces el poema. Y por tus palabras. Siempre. Besos

      Eliminar
  11. Yo me identifico en esas "heridas del viento", hermosa imagen, y en los ojos absortos que descubrieron la piel desnuda del brazo de Gilda. Y naturalmente, como lector de tus poemas, me reconozco en la luz de ese neón que ya es como una marca de la casa o quién sabe si un guiño cómplice a alguien, ese "alguien" para quien siempre se escribe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me gustan tus palabras, Juan. La luz del neón parpadeante como algunos amores. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Olvidé decirte Marcos en tu anterior entrada que me encanta la portada y el título de tu libro de poemas así que imagino que el interior deslumbraría a la mismísima Rita.
    Acabo de sentarme a contemplar el atardecer,me falta el Whisky y el humo del tabaco hace tiempo que lo cambié por el aire puro que a veces también mata con los recuerdos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea así, Yuri. Iba a enviarte hoy un correo pero he visto que no lo tengo. Si puede ser, ponte en contacto conmigo a la dirección marcoscallau@hotmail.com

      El aire puro es, sin duda, mucho más aconsejable que el tabaco. Pero su imagen es, sin duda, mucho menos atrayente. Gracias por tus palabras, amigo. Abrazos.

      Eliminar
  13. Un poema cargado de imágenes, a cuál más esclarecedora, a cuál más bella.

    Abrazote, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Acróbata. Me alegra que te haya gustado. Abrazos

      Eliminar