miércoles, 11 de julio de 2012

Mi planeta inaccesible



No es la primera noche que sueño catástrofes.
Fuego, puentes rotos, violencia, odio,
dinero de sangre, pobreza;
no es la primera vez que sueño con el mundo.

Pero, esta vez, lo que más me ha dolido
es encontrar tu rostro entre tanta masacre,
ese llanto, ese horror
y yo, al otro lado del cristal, contemplándote,
sin poder hacer nada para consolarte,
sin poder llegar hasta ti,
sin poder salvarte.
No es la primera noche que despierto
envuelto en el sudor frío del miedo
pero, al llegar el amanecer,
dejé mi cama, como quien abandona el campo de batalla,
salí a la calle, a mi vida real
y entonces comprendí que esa era la guerra
para este hombre desarmado.

Me alcanzó en el corazón
la primera bala perdida
al tiempo que encontré mi condena
contemplando el mundo
desde mi cárcel de cristal,
siendo tú, iluminada
bajo la gastada luz de las farolas,
siendo tú, inaccesible.


24 comentarios:

  1. Un poema impactante y real, azota la conciencia y eso nunca viene mal.
    En cuanto a la imagen, sólo he visto la peli de "La cabina" una vez, hace más de veinte años, pero aún la recuerdo, se me quedó tatuada....

    ResponderEliminar
  2. Hola Laura. Gracias por tus palabras. He incluido la imagen de "La cabina" porque recordé la película mientras escribía esos últimos versos. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Descripción de la pesadilla más atroz: a los perores horrores concebibles (y tan reales para tantos ahora, en este mismísimo instante en que escribo, en el mismísimo instante también en que lo leas) se le añade un rostro amado, y entre quien sueña y quien sufre una barrera de cristal insalvable. Por qué será que cada vez nos pide el cuerpo escribir con trasfondos más inquietantes, qué nos ronda a todos, qué trampas "encabinadas" nos han tendido... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Algunos lo llaman empatía, yo no se cómo llamarlo. Compartimos imaginación, que es el bién mas grande, y al mismo tiempo nos desnudamos tras un cristal, donde nos ven, pero no nos miran.
    Un pequeño cambio en el último párrafo, para pensar mas.
    Me gustó mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Marcos, me encanta leer tus poemas que por lo general, según termino, vuelvo a repetir su lectura. Éste en concreto trasmite mucho y con esa imagen final tan apropiada... Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me pasa como a Clementine, siempre leo tus poemas más de una vez para absorver todo el mensaje. Éste en concreto transmite impotencia, ahogo, angustia. Como dice Juan, creo que el tiempo que nos toca vivir se refleja en lo que escribimos y sentimos.

    Muy bueno, Marcos. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Marcos, esta vez es más impactante que otras veces, por la angustia y el dolor, pero es verdad que ultimamente soñamos asi, bueno, eso no es soñar, tan solo a medias.

    Son malos tiempos, incluso para los soñadores y los sueños...

    La foto es bastante adecuada a la angustia transmitida.
    Uff recuerdo la pelicula como si fuese ayer.

    Un Abrazo! y buenos sueños!.

    ResponderEliminar
  8. A veces el mundo real puede ser peor que una pesadilla, aunque sea de la pesadilla acabas despertando...
    Muy bueno, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Las trampas acosna hasta en los sueños, Juan. Algo nos inquieta, eso está claro. "Trampas encabinadas"... muy bueno, ese comentario. Sonrío. Un abrazo.

    Desnudarse ante un cristal donde nos ven pero no nos miran es, si cabe, más inquietante Jonhan. Me alegra que te gustara y mil gracias por tus palabras. Abrazos.

    Gracias Clementine, eres un sol. Sabía que te iba a gustar también la ultima imagen de López Vázquez. Besos.

    Quizá sean tiempos de impotencia, actualmente Myra. Un besoy gracias por pasar y comentar.

    Bienvenido por aquí William. Me alegra que te resulte más impactante. Sí, me pareció muy adecuada la fotografía para el párrafo final. Abrazos.

    Hola Jon. Confiemos en el despertar, entonces. Muchas gracias por pasar y comentar. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Estamos atrapados, Marcos... por la dura realidad, por los malos sueños... Demasiadas cabinas.

    ResponderEliminar
  11. Realidad, fantasía, sueños, dolor. Solo hay una manera de salir de esta cárcel de cristal. Todos sabemos cual, es cuestión de tiempo...
    Javier

    ResponderEliminar
  12. Y tú de malos sueños sabes un rato, Roberto jeje. Demasiadas. Un abrazo.

    Habrá que romper cristales, Javier. Gracia spor pasar. Un abrazo.

    Pobre López Vázquez!!!! Un abrazo Alfredo.

    ResponderEliminar
  13. Curioso, hoy leo tu magnífico poema y esta noche he soñado con catástrofes, terremotos y tsunamis ¿telepatía onírica?
    Muy interesante tu post sobre Cayo Largo, una gran película. Creo que Edgar G. Robinson fue investigado como sospechoso por el tristemente famoso Comité. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  14. Inaccesible no lo sé, excelente, sin duda, un abrazo, poeta!

    ResponderEliminar
  15. En el mismo pack que Bogart se encontraba Edward G. Robinson, Miquel, en la misma época. Telepatía onírica... Inquietante. Gracias, Miquel. Un abrazo.

    Amigo Fran, un placer tenerte por aquí. Graicas por pasar y comentar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Uff, terrible amigo Marcos, la realidad como pesadilla más terrible...no en vano ya lo cantaban los Barones..."Este mundo es un campo de concentración".
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Estupendo poema que refleja la angustia de forma radical y esa imagen de "La cabina" pues sencillamente mítica.

    ResponderEliminar
  18. No concibo una sensación más angustiosa que encontrar los rostros amados entre la muerte, la guerra y el horror. Y todavía más angustioso, no poder hacer nada porque hay una barrera invisible pero existente.... Una pesadilla, sin duda. Lo malo es cuando despertamos y la realidad se convierte en continuación de esa pesadilla... Ayyyy............ que mal rollo!!

    Tu poema muy logrado.

    Besicos!!

    ResponderEliminar
  19. Somos islas, difícil ayudar a nadie en esa situación de impotencia, de angustiosa soledad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Son días de catástrofes silenciadas, de cristales envueltos en niebla... Es precioso Marcos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Dicen que las pesadillas son los miedos de la vigilia que toman cuerpo en el mundo onírico. ¿Y las que se viven con los ojos abiertos que son? Vivimos tiempos de pesadilla y la poesía no sólo debe de ser un sueño de letras que se hace real en los labios del poeta, también debe de ser como ya dijo el maestro un arma cargada de futuro que sirva tanto para denunciar el presente como para dar forma a un futuro más justo, libre y solidario.

    Me ha gustado leerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. ... estar al otro lado del cristal.
    Y desde ahí ver a la gente que quieres.
    Inaccesibles.
    Sí, es una pesadilla.
    Lo difícil en estos tiempos es romper esas cárceles de cristal.
    Sin miedo alguno.
    ... Es un poema que llega...
    Besos
    Hildy

    ResponderEliminar
  23. Pues algo parecido está siendo ya, Tirador. Un abrazo y gracias por pasar.

    Mítica, en efecto. Aunque quizá sea una especia de sacrilegio ponerla al final de este poema. Gracias por pasar Sr. Cahiers. Un abrazo.

    Gracias Laura. Sí, muy mal rollo vivir en una pesadilla. Gracia spor dejar aquí tus palabras. Besos.

    La más solitaria de las islas. Gracias por pasar amigo Juan. Un fuerte abrazo.

    También precioso tu comentario..."cristales envueltos en niebla" Gracias por pasar amiga poeta Trastera. Besos.

    Bienvenido Acróbata. Creo que la poesía debe ser eso y siempre lo ha sido, por otro lado. No estarái mal, recuperar esa función tan suya. Un placer tenerte por aquí. Espero que encuentres por este desván de las palabras un lugar donde detener el tiempo. Saludos.

    Me alegro de que lo veas así, Hildy. Romper cristales sin tener miedo... Habrá que ensayar. Besos.

    ResponderEliminar