miércoles, 26 de marzo de 2014

Soles a la inversa


Crepúsculo a la inversa.

Alejado y ajeno
al deslavazado ritmo 
que imprime la vida en la ciudad,
el regreso al cauce, 
al regato del río,
apacigua los nuevos surcos
y en la mañana inédita
un sol brumoso
enciende a tientas
las incrédulas cumbres.

Durante el corto sopor de la siesta
me susurró un trasgo sin alas
que, al cambiar de lugar,
se alarga el instante
hasta lo invisible.
Yo aquí, extiendo los segundos
como quien, pasados los siglos,
desempolva una alfombra
de sus primeros pasos.

Es el milagro de los bosques,
fiel refugio sin fronteras,
el postrer encuentro de un amanecer
a la inversa.
Respirar y contar todos los sonidos
que pueblan
el silencio de la montaña.


Este es un poema de ese silencio que podemos escuchar en la montaña, la paz, el sosiego y todo lo que el entorno nos regala lejos de la ciudad. Esta entrada del blog Mare Brava también habla de ese silencio. Cuentan que, en Jaca, la nieve ha dado la bienvenida a la primavera. Lo podemos ver aquí
Para terminar, od dejo con un tema titulado Darling pretty de Mark Knopfler

25 comentarios:

  1. Bendito silencio el que se produce en el milagro de esos bosques.
    Disfrutad de esas últimas nieves aragonesas.

    Un beso, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aragonesas pero pirenaicas, amiga Marisa y desde Zaragoza no se divisan sus cumbres. Nos contentamos con el recuerdo. Gracias por pasar!

      Eliminar
  2. Tengo muy buenos recuerdos de Jaca, una ciudad pequeña, alegre con gente amable y unos paisajes blancos.
    Un lindo poema, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karin. Te invito entonces a que conozcas mejor el Ateneo jaqués y a que colabores con nosotros. Gracias por pasar.

      Eliminar
  3. Según iba leyendo tu poema iba pensando, que bien versifica Marcos esas sensaciones que compartimos. Gracias por enlazarme en esa comunión con la montaña. Qué maravilla ese tema.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En parte, Luna llena, te debo a ti este poema y a las reflexiones que nos dejaste en tu blog, así que, justo es agradecértelo. La solución para estos tiempos difíciles, ¿por qué no? puede estar en recuperar nuestra atávica comunión perdida con la naturaleza. Gracias por tus palabras y tu visita.

      Eliminar
  4. Temazo.

    Todo muy bonito y tal, pero, in Spanish: "deslavazado". Tercer mandamiento: revisar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Knopfler infalible. Yo, falible jeje. Te agradezco el apunte, amigo Alfredo. Debo tomar más tiempo en las revisiones, me temo. Abrazos

      Eliminar
  5. Hoy quiero darte las gracias Marcos no sólo por tu poema y la música,además por ese magnífico enlace con La Jacetania y por hacerme disfrutar de las cimas de mis queridos Pirineos:Collarada,Gramo Negro,Posets,Telera y Tendeñera,Aneto,Ordesa y Cañón de Añisclo y tantos y tantos otros sin olvidar claro está Peña Oroel y el Oturia con la hermita de Sta Orosia ¿conoces este último Marcos?.¿Y la comida en Yebra de Basa?o las migas de Tramacastilla,tengo que volver...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Disculpad quería decir Garmo Negro cerca de Panticosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Avísame si vuelves al pirineo, Yuri, a ver organizamos algo con el Ateneo. De los que has nombrado conozco todos los lugares excepto la termita de Santa Orosia y Tramacastilla. Las migas también son espectaculares en Santa Cruz de la Serós. Abrazos, amigo!

      Eliminar
  7. Respirar y contar sonidos en el silencio, que extraordinario verso, Marcos: esa imagen da la medida de exacta del silencio que podemos encontrar al alejarnos de la ciudad todo lo que nos sea posible, bosque o montaña, tanto que sea posible invertir el crepúsculo de la mañana y ser noche en los ojos cerrados cuando ya el día avanza. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejarse la ciudad suele ser un consuelo cada día más buscado, al menos para mí, amigo Juan. Abrazos y mil gracias por tus palabras

      Eliminar
  8. Un temazo, Jaca, un gran poema... la receta de la felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa receta no suele fallar, no. Gracias Roberto. Abrazos.

      Eliminar
  9. Seguro que te sienta bien el aire del Pirineo. Nos has traído un sol que brumea a lo lejos y el silencio de la montaña. Bonito también ese paseo por Jaca de Mare Brava. Ahora es una época muyespecial en la que el frío se resiste a desaparecer y ves como cambia el paisaje.
    Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá sea la época más adecuada para ver la nieve...su resistencia a la primavera. Altamente recomendables los blogs de Mate Brava y Trimbolera. Abrazos amigo Miquel

      Eliminar
  10. Hola Marcos,
    "¿ Un Trasgo sin alas me contó ? "
    Pero, pero, pero, de donde sacas todo esto.
    Hay días preciosos, como este poema. A veces me pregunto si no has vendido tu alma al diablo por escribir poesía de manera tan bonita. (Que mala es la envidia compañero). :-P
    ¿ Nieve ? Pues aprovechala mucho, que seguro que en breve el buen frío desaparece.
    "A mi manera" un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trasgo es una palabra que me encanta. Remite directamente a la Aragón mágica y oculta, la de los duendes y las brujas. Eres muy amable en tus palabras amigo UTLA. La primavera ofrece insólitos y bellos paisajes en la montaña...sobretodo nada más comenzar. Abrazos, amigo

      Eliminar
  11. El silencio de la montaña nos puede contar tantas cosas... y todas buenas. Precioso todo, Marcos, menuda imagen. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No viene mal, de vez en cuando, fundirse con ese silencio, Clementine. Gracias por tus palabras. Abrazos

      Eliminar
  12. ... Querido Marcos, hay dos placeres que no pueden olvidarse:
    el silencio en las montañas (que permite crepúsculos a la inversa... o el mundo patas arriba... El tiempo y el espacio dejan de existir o es otra dimensión la que sientes) y el sonido de las olas cuando te sientas en la arena frente al mar... y contemplas el amanecer o el atardecer...

    Y esas sensaciones y placeres increíbles, tú los trasladas al papel en forma de poema...

    Besos
    Hildy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Hildy, no sé con cuál de los dos privilegios quedarme, si el mar o la monaña. Conozco más la montaña. Se podría decir que el mar lo he conocido este año. En definitiva, dos regalos de la Tierra. GRacias por pasar y dejar tus palabras.

      Eliminar
  13. Pues en tu poema se percibe esa paz bucólica de las montañas.
    Un placer pasar por aquí.

    Saludos, Marcos.

    ResponderEliminar